¡Compártelo! Compártelo

MAD MAX, ahora en coche eléctrico

Por Jorge Vilches a las 9:00 el lunes, 22 de octubre de 2012 2 comentarios
Etiquetas: , ,
Tamaño del texto: +A -A



“Dentro de unos pocos años”, así empieza Mad Max. Salvajes de la autopista (1979), una de las películas de acción de serie B más exitosas del cine de los ochenta. Occidente estaba entonces en plena crisis del petróleo, y era lógico pensar que el futuro estaría condicionado por este combustible fósil. La violencia que destila hoy no sorprende, es muy similar a la de algunos westerns de la época y algunas cintas de terror de aquellos años como La matanza de Texas (1974) o Viernes 13 (1980). El productor de Mad Max se gastó 350.000 dólares y recaudó 100 millones. No está nada mal, ¿eh? La clave estuvo en amasar y dar forma perfecta a una historia de venganzas.   

Todo empieza con una persecución. “El jinete nocturno” es el típico gilipollas que desafía a la policía, y justo cuando los polis de guardería la 
cagan entra en escena nuestro Max Rockatansky. El jinete la pifia y se mata. Típico; como el que luego el guionista, acompañado por una banda sonora denunciable, decida que nos debe presentar a la adorable familia de Max. Es ese instante en el que el espectador avezado sabe que va a pasar algo chungo, porque la amenaza sobre elementos considerados débiles en nuestra civilización, como los bebes o las madres, es una de las cosas que más emoción causa en las películas.



El malo de verdad, que lidera a una treintena de motoristas parece salido de un vídeo de Duran Duran. Y como es una peli de venganzas, pues el tipo con mechas, after punk total, quiere vengar la muerte de “El jinete nocturno”; así es como Max se convierte en Mad para hacer lo propio con la de su mejor amigo –“el Ganso”, un tipo histriónico al que meten en una barbacoa- y de su familia –como vaticinamos desde el momento en el que nos la presentaron con una musiquilla edulcorada-. Venganzas violentas, al margen de la ley, al estilo Clint Eastwood, que es el tipo de justicia que le gusta al espectador (“Alégrame el día, motorista”). . El resto es coreografía automovilística, una horrible banda sonora, y planos y más planos de Mel Gibson.

La segunda entrega, Mad Max. El guerrero de la carretera (1981), ya tuvo una productora importante, la Warner Bros. La banda sonora es de Brian May, el guitarrista de los Queen, para darle un toque de calidad a un guion flojísimo. Esta entrega si es posapocalíptica, y sitúa la acción tras una guerra por el petróleo, el oro negro. “Los hombres se comieron a los hombres”; vamos, “El hombre es un lobo para el hombre”, que dijo Hobbes. Max, obsesionado por su pasado, se lanzó al páramo, donde aprendió a vivir de nuevo.



Aquí el malo es un tipo con cresta –hemos pasado de Duran Duran a Sex Pistols-, y gay. Aunque hay otro que va como el tipo de Viernes 13, con máscara, llamado “Kumukus”, el malo maloso es el de la cresta; sobre todo cuando un niño con un boomerang se carga a su tierno amante. Max tiene un chucho y se hace un amigo –qué bonito-, que hace de personaje tonto-gracioso. En este caso, los malos acosan a una comunidad que tiene una refinería –como en la serie Dallas-, y Max y su troupe espían a unos y otros para robar la gasolina. Entonces… me quedé dormido del puro aburrimiento. Efectivamente, los malos mueren y Max queda como todo un campeón de la carretera.



La tercera entrega, Mad Max, más allá la cúpula del trueno (1985) es un insulto para el género humano. Ni siquiera la poderosa presencia de Tina Turner, y de sus piernas infinitas, es suficiente para sacarnos del sopor y la vergüenza ajena. 




¿Con un subtítulo como “La cúpula del trueno” que define un argumento qué se puede esperar? No merece más la pena. No es de extrañar que Mel Gibson haya rechazado en varias ocasiones resucitar a Max Rockatansky; además, lo más seguro es que si se hiciera ahora, con lo tontos que estamos con el enviorement, el pobre Max iría en coche eléctrico o en un híbrido. 

Ahora se están filmando las dos partes de Mad Max: Fury Road, que se estrenará en 2013, con Tom Hardy en el papel de Max, y Charlize Theron, que afortunadamente está en todos los "fregaos" -su presencia siempre consuela el visionado de un bodrio-. Veremos cómo funciona esta continuación del mundo post-apocalíptico que nos dejaron Tina y Mel. 

Publicado anteriormente en el blog LOS OJOS DEL MARCIANO

Publicado por Jorge Vilches suscribirse a los artículos de Jorge Vilches: encontrado por el Beagle Espacial cerca de la Nebulosa de Magallanes. Se estableció en la Tierra de forma provisional, pero todavía está aquí. Dice que procede del Mundo del Río. En fin. Lleva siempre una escafandra porque cree que es inminente el ataque de Hicsos, el planeta que está en el perihelio de la órbita solar. Mientras tanto se ha convertido en un experto en la Historia del ser humano contemporáneo y de su vida política. Mantiene un blog de comentarios de libros de ciencia ficción titulado Imperio Futura.

edit post

Comentarios

2 comentarios en 'MAD MAX, ahora en coche eléctrico'

  1. Komixmaster
    http://planetasprohibidos.blogspot.com/2012/10/mad-max-ahora-en-coche-electrico.html?showComment=1351193731932#c7549294799514883043'> 25 de octubre de 2012, 21:35  

    Hay que hacer mención especial al diseño de los autos. En la historia del cine los autos también han sido protagonistas. Merecerían una entrada de Blog exclusiva.

    Responder al final (con cita al autor)
    1. Jorge Vilches respondió...

      Totalmente de acuerdo, sin embargo no tengo ni idea de coches. Si alguien se anima...

  2. Responder a continuación

Publicar un comentario

Le recomendamos que copie su texto antes de publicarlo, sobre todo si es largo, para evitar perdidas por algún fallo al publicar. Seleccione el texto y pulse «tecla control + c». O redáctelo en un editor externo, copielo de igual manera y a continuación, pulse «tecla control + v» en el cajetín del formulario de comentarios.

Si tuviera cualquier otro problema, utilice el enlace alternativo «[Dejar un comentario con el formulario clásico...]», que podrá encontrar más abajo.

Gracias por comentar.
Autores de Planetas Prohibidos

Formulario clásico de comentarios: