¡Compártelo! Compártelo

GUERRA MUNDIAL Z, la verdadera historia

Por Jorge Vilches a las 16:23 el lunes, 5 de agosto de 2013 1 comentarios
Etiquetas: , ,
Tamaño del texto: +A -A

Un periodista preguntó a Max Brooks su opinión sobre la adaptación de su novela al cine, y contestó: "Estamos hablando de Hollywood. Son los que estrenan El gran Gatsby en 3D". La cinta protagonizada por Brad Pitt sólo sigue el libro de Brooks en el título; lo demás es un largo episodio de The walking dead con final feliz. El original es otra cosa. 

Max Brooks ha construido un bestseller perfecto, que se lee con ganas. Porque no es un libro sobre muertos caníbales y rabiosos, sino sobre la más íntima naturaleza del ser humano, sus sentimientos y sus reacciones, pero también refleja a la sociedad actual, el orden internacional y el papel de la política y la religión. El libro no retrata el fenómeno zombi, sino que parece un testimonio real de cómo respondería la Humanidad a una infección o amenaza sanitaria de este tipo.

La novela está dividida implícitamente en tres partes. La primera es
la aparición y primera reacción ante la enfermedad. A esto le sigue la guerra contra los zombis, que dura tres años. Y finaliza con la difícil limpieza del planeta.  

El libro se plantea como la recopilación de los testimonios de personas que han sufrido la llamada “Guerra Mundial Z”. El supuesto autor se decide a publicarlo porque la comisión de las Naciones Unidas rechaza el informe por ser “muy personal”; es decir, porque recoge las emociones y los sentimientos de la gente. En realidad, Brooks no se limita a describir esas sensaciones, sino que hace un retrato sociológico y psicológico, como he dicho. Cada caso que cuenta es una entrevista con una breve introducción del personaje o de la situación.

El “paciente cero” es un niño chino. Todo comienza en Nueva Dacheng; “nueva” porque la vieja fue sumergida para hacer una presa. El virus lo coge un niño que bucea con su padre a la ciudad de Fendung para recoger alguna cosa. Allí algo le muerde y le infecta, ¿de qué? No se sabe. Una vieja dice que es una venganza por haber sumergido Fendung, “La ciudad de los fantasmas”. El gobierno chino ya conocía de dicha enfermedad. Brooks lo cuenta a través del testimonio del doctor que trata al niño. La propagación al resto del mundo se hace a través del tráfico de órganos y por el contagio directo, porque el virus tarda en manifestarse (en este libro entre ocho y diez días).

Los casos son al principio pintorescos, como un recuadro en la página de sucesos y no concitan mucha preocupación. Al principio se toma como una enfermedad que se puede prevenir, con la que algunos hacen negocio, al estilo de la gripe A. ¿Qué es? ¿La rabia? Aparece así un fármaco, el PHALANX, un placebo que convierte en millonarios a unos cuantos. La plaga se extiende y ningún gobierno ni la ONU hacen nada. Sin embargo, los servicios secretos de varias partes del mundo estudian la situación y alertan a las autoridades. Es el informe Warmbrun-Knight, llamado así por los dos agentes que lo elaboraron. Nadie hizo caso, y llega el “Gran Pánico”: la extensión violenta y descontrolada de la epidemia zombi. Brooks dice que la administración norteamericana no intervino por miedo a las repercusiones políticas y electorales. “¿Sabe cuál es el precio de poner a un ciudadano norteamericano un uniforme?”. La sociedad, dice, estaba como en los años 70, llena de rencor, y el gobierno se asustó y no hizo nada.

La Guerra Mundial Z se libra en todo el planeta. Cada país a su manera. Las batallas son descritas con toda crudeza y realismo. Hay un militar que dice: “Lo que sabíamos de la guerra desde que un mono dio la primera bofetada a otro, no sirve”. La batalla de Yonkers, en EEUU, es un punto de inflexión, en el que el ejército se muestra impotente para detener la avalancha. Lo mismo ocurre en la India. Los métodos tienen que cambiar. El hombre y la sociedad se adaptan para sobrevivir.

En el enfrentamiento con los zombis, Brooks refleja muy bien cómo actuarían los Estados atendiendo a su personalidad administrativa y al sistema político. No sólo aparece Estados Unidos, que es lo típico de las películas, sino que salen los casos de China –con su desprecio a los derechos y a la vida humana-, Cuba –y su naturaleza comercial reprimida por el castrismo-, Rusia –atada a los totalitarismos político-religiosos- o Israel –la naturaleza defensiva de un Estado que vive rodeado de enemigos-, Japón, Sudáfrica, Francia o Gran Bretaña. El episodio de Corea del Norte es terrorífico: el Estado comunista entierra a la población de 23 millones en las cuevas que pueblan el país para evitar el contagio. Pasada la guerra nadie se atreve a abrir esos bunkers por miedo a lo que pueda salir.  

La estupidez e ineficacia de la ONU es totalmente real, y solo cuando se ponen de acuerdo existe la posibilidad de salir adelante. Es entonces cuando comienzan a tomarse medidas serias para acabar con la plaga y exterminar a los muertos vivientes. Pero es una tarea larga. Tres años. Hay episodios magníficos que pueblan el libro, como el de los perros amaestrados, lo que le pasa a una paracaidista que inventa una locutora que le indica la salida, el relato de lo que ven los astronautas de la Estación Espacial Internacional, y tantos otros.

La última parte del libro, quizá la más inquietante, es la final, la que se ocupa de “la limpieza”. Porque los zombis están por todas partes, no necesitan aire ni nada para “vivir”. Así que se encuentran en el fondo del mar –aparecen periódicamente en las playas, en las redes de pesca, en las plataformas petrolíferas- y los Estados tienen que organizar grupos de exterminio. También están en las zonas congeladas del planeta, de manera que se reaniman cuando llega la primavera y pueden surgir en cualquier parte. El episodio de las alcantarillas parisinas es escalofriante.

Es, en definitiva, una novela muy realista sobre lo que sería una infección zombi en el planeta. Tanto que podríamos calificarlo de hard en el aspecto sociológico. Lectura imprescindible. La película se retrasó en varias ocasiones. No me extraña, porque la adaptación debía haberse salido de los tópicos zombis y abordar lo que de novedoso tiene este libro. 

(Esto lo publiqué el 10 de julio de 2012 en Imperio Futura, y lo he retocado para incluir el estreno de la película). 

Publicado por Jorge Vilches suscribirse a los artículos de Jorge Vilches: encontrado por el Beagle Espacial cerca de la Nebulosa de Magallanes. Se estableció en la Tierra de forma provisional, pero todavía está aquí. Dice que procede del Mundo del Río. En fin. Lleva siempre una escafandra porque cree que es inminente el ataque de Hicsos, el planeta que está en el perihelio de la órbita solar. Mientras tanto se ha convertido en un experto en la Historia del ser humano contemporáneo y de su vida política. Mantiene un blog de comentarios de libros de ciencia ficción titulado Imperio Futura.

edit post

Comentarios

1 comentario en 'GUERRA MUNDIAL Z, la verdadera historia'

  1. Morgan Strauss
    http://planetasprohibidos.blogspot.com/2013/08/guerra-mundial-z-la-verdadera-historia.html?showComment=1375844951940#c8315129065429611700'> 7 de agosto de 2013, 5:09  

    guerra mundial z es sin duda la gran obra del genero zombie, quizás no la mas representativa pero indiscutible mente la mejor escrita en su realismo, crudeza y logica, y es justo en eso en lo que a mi entender captura justamente lo que es el fenómeno zombie, una critica descarnada (literalmente) de la sociedad moderna "zombificada" en su dia a dia, 6 mil millones de zombies trabajando para comer y vivir un día mas para trabajar y repetir el ciclo, de tal modo que todo se diluye y pierde sentido.
    un ejemplo claro es la limpieza donde hordas de humanos se rebajan a zombies para poder eliminar a los zombies en una lucha cuerpo a cuerpo, sin embargo algunos encuentran un sentido mas alla de la mera sobrevivencia.
    quizas mi pasaje favorito en el libro es el jardinero japones en su cruzada desinteresada..

    Responder al final (con cita al autor)
  2. Responder a continuación

Publicar un comentario

Le recomendamos que copie su texto antes de publicarlo, sobre todo si es largo, para evitar perdidas por algún fallo al publicar. Seleccione el texto y pulse «tecla control + c». O redáctelo en un editor externo, copielo de igual manera y a continuación, pulse «tecla control + v» en el cajetín del formulario de comentarios.

Si tuviera cualquier otro problema, utilice el enlace alternativo «[Dejar un comentario con el formulario clásico...]», que podrá encontrar más abajo.

Gracias por comentar.
Autores de Planetas Prohibidos

Formulario clásico de comentarios: