¡Compártelo! Compártelo

Abraham Lincoln vs. zombies (2012)

Por Jorge Vilches a las 10:32 el domingo, 8 de julio de 2012 0 comentarios
Etiquetas: ,
Tamaño del texto: +A -A


Hace poco terminé la lectura de Guerra Mundial Z, de Max Brooks, y leí que había proyectada una película basada en el libro. Es imposible. Cualquiera que haya leído el libro lo sabe. La novela de Brooks es magnífica, pero su paso al celuloide es tan complicado que sólo puede resultar un artificio para tener la mitad de la publicidad hecha. Esto es precisamente lo que ha tenido esta película: aprovechar un bestseller y un tema de moda, aunque se limite a los zombis, porque en la novela de Seth Grahame-Smith, subtitulada Vampire Hunter, Lincoln se enfrenta al "mal".

La historia comienza con los típicos casos zómbicos –carreras, mordiscos y decapitaciones-, que sirven para entrar en ambiente. Un niño llamado Abraham, con 9 años, aparece enfrentándose al problema en su propia casa, con su madre zombificada.  


Seguir leyendo en Los Ojos del Marciano


La noticia de la infección llega a la Casa Blanca, con lo que a los dos minutos de rodaje ya nos encontramos con Lincoln. La vuelta a la vida de los muertos convertidos en caníbales dementes, se mezcla con la guerra civil. El plan de Lincoln, que asume el tema como si fuera decidir el menú de la cena, es localizar a los militares infectados y recuperar el fuerte Pulaski. 





El Presidente recluta a doce agentes para marchar detrás de las líneas enemigas, y decide ir con ellos. Por todo equipaje lleva una pequeña hoz, lo que le hace parecer un experto cazador de zombis, al estilo de Blade (1998) con los vampiros. Los doce de Lincoln van con traje, no con uniforme, y sin un gran despliegue armamentístico, lo que choca un poco. Y como la peli va muy rápido, enseguida se encuentran con los muertos vivientes.

Los zombis son idiotas, ya, con avaricia, pero es el caso común en todas las pelis, cómics y libros de este subgénero; salvo en algún caso esporádico. Véase, por ejemplo, la buena cinta francesa La horda (2009). Pero en Abraham Lincoln vs. Zombies es como si estuvieras en el nivel principiante de un videojuego: se mueven lentamente, se ponen delante del arma, quietecitos, pero a pesar de eso pillan a la gente, que está como muy nerviosa, como si hubieran tomado demasiado Red Bull. Obsérvese, por ejemplo, la cara que pone este actor cuando es pillado:



Los confederados están en el fuerte Pulaski, y tras una refriega con los hombres de Lincoln se niegan a colaborar con ellos en la defensa del lugar frente al ataque de los zombis. Tiene gracia cuando encuentran a dos mujeres ataviadas como furcias –que son madre e hija- y cuando ven al Presidente, la madre dice: “¿Abe?”. Y es que estuvieron a punto de casarse (¿Lincoln de putas, eh?). También tiene su punto cuando el director le quiere conferir gravedad a la escena en la que intentan escapar por el granero y las gallinas se ponen a cacarear, lo que alerta a los zombis.

Le falta convicción a la película; es decir, las escenas parecen pegadas una tras otra, y los diálogos son excesivamente artificiales en ocasiones. Un ejemplo podría ser el siguiente: Lincoln charla con un suboficial confederado adolescente pero con bigotillo:

LINCOLN: ¿Me pregunto… cuáles son sus planes con este gran conflicto?
CONFEDERADO: Terminar aquí, irme al Oeste y volverme un vaquero, Sr.
L.: Podrías tener una carrera impresionante en política. O en la justicia criminal, también.
C.: Tal vez, Sr.,… pero prefiero formar una familia y cabalgar.

La BSO es un horror, carece de originalidad y personalidad, tanto que cabe en cualquier telefilme, ya sea de explosión termonuclear como de soldados que vuelven de Irak. La peli tiene unos colores apagados, que pretenden darle más verosimilitud al atrezzo de época y conferirle más dramatismo a las escenas, lo que, francamente, no se consigue nunca. No es posible tomarse la peli en serio. Las escenas no generan pánico (vamos, que da más miedo Belén Esteban). El general confederado que se encuentran en el fuerte parece de opereta de pueblo: la barba postiza a lo ZZtop da la impresión de que se le va a caer en cualquier momento, y la pegatina del sombrero seguro que la ha comparado en un chino. Hay zombis que son “rematados” en varias escenas. Luego está el típico personaje estúpido que cree que el convertirse en zombi es como pasar una gripe y que con cariño y sopa de pollo se puede curar.

Al final, la furcia de la que Lincoln estuvo enamorado es infectada, la mete en una caseta para que la investigue un tipo, pero la chica acaba atacando al Presidente, y éste le pega un tiro.

DOCTOR: Le ha hecho sangre.
LINCOLN: ¿Tiene desinfectante?
D.: Sí.
L.: ¿Y papel higiénico?
D.: También.

Entonces Lincoln comunica a la Casa Blanca que va a morir en 24 horas. Y es aquí cuando crees que el director y el guionista van a hacerlo coincidir con el asesinato del Presidente, creando de esta manera una paradoja y mostrando que el tiro que recibió fue porque se había transformado en un zombi, en el último zombi de la infección. Pero no. Dejan pasar la ocasión y le dan un final anodino.





¿Qué aporta esta peli al subgénero zombi? Nada; sólo es el reflejo de la enorme repercusión que ha tenido el fenómeno zombi. Forma parte de la invasión que han tenido los clásicos, que en buena medida es culpable el autor del libro en el que está basada esta película: Seth Grahame-Smith, que fabricó un bestseller –quién lo pillara- zombificando el clásico de Jane Austen, "Orgullo y prejuicio". Luego hemos visto Lazarillo Z (2010) y Quijote Z (2010), y algún otro en el que no caigo ahora.


Esta peli no debería estrenarse en los cines. Creo que un DVD para los muy aficionados, o una descarga de pago, serían suficientes. No tiene la gracia de la australiana Los No muertos (2003), ni la fuerza de Resident Evil (al menos de la primera y la cuarta entregas de esta saga), ni la casi originalidad de 28 días después (2002) (que comienza igual que El día de los trífidos, y cuya segunda parte, 28 semanas después -2007-, es mejor olvidar), ni la inquietud que genera El amanecer de los muertos (2004), y a años luz de la profundidad sicológica y sociológica de The walking dead. No; está al nivel, sin buscarlo, de Zombieland (2009).

Publicado por Jorge Vilches suscribirse a los artículos de Jorge Vilches: encontrado por el Beagle Espacial cerca de la Nebulosa de Magallanes. Se estableció en la Tierra de forma provisional, pero todavía está aquí. Dice que procede del Mundo del Río. En fin. Lleva siempre una escafandra porque cree que es inminente el ataque de Hicsos, el planeta que está en el perihelio de la órbita solar. Mientras tanto se ha convertido en un experto en la Historia del ser humano contemporáneo y de su vida política. Mantiene un blog de comentarios de libros de ciencia ficción titulado Imperio Futura.

edit post

Comentarios

0 comentarios en 'Abraham Lincoln vs. zombies (2012)'

Publicar un comentario

Le recomendamos que copie su texto antes de publicarlo, sobre todo si es largo, para evitar perdidas por algún fallo al publicar. Seleccione el texto y pulse «tecla control + c». O redáctelo en un editor externo, copielo de igual manera y a continuación, pulse «tecla control + v» en el cajetín del formulario de comentarios.

Si tuviera cualquier otro problema, utilice el enlace alternativo «[Dejar un comentario con el formulario clásico...]», que podrá encontrar más abajo.

Gracias por comentar.
Autores de Planetas Prohibidos

Formulario clásico de comentarios: