¡Compártelo! Compártelo

Ciencia-ficción en el cine: El Ave Fénix que siempre renace (Gabriel Romero de Ávila)

Por JAVIER a las 11:39 el domingo, 12 de febrero de 2012 0 comentarios
Etiquetas: , , ,
Tamaño del texto: +A -A
Alguien dijo una vez que los géneros clásicos del cine habían muerto. Que aquellas viejas películas de vaqueros, de gángsters malísimos y policías incorruptibles, aquello de una de romanos que cantaba Sabina, estaba llamado a desaparecer, y salvo algunas honrosas excepciones (el nostálgico “Sin Perdón” de Clint Eastwood, o la poco histórica “Gladiator” de Rusell Crowe), las cosas estaban cambiando. Ahora priman las historias hiperrealistas, los personajes sufridos y torturados por la sociedad, las víctimas.
Excepto en la ciencia–ficción.
Podemos decir sin tapujos (y con orgullo) que la ciencia–ficción es el único género de los clásicos que nunca ha desaparecido de la cartelera, mostrando una salud tan envidiable que incluso ha generado movimientos sociales y estéticos, corrientes filosóficas, avances técnicos y formas de pensar. ¿O es que hay muchas películas que hayan impactado más a la sociedad que “Blade Runner”, “Matrix” o “Avatar”? La ciencia–ficción es una fuente inagotable de reediciones, DVDs, ropa distintiva y merchandising, como estelas que va dejando a su paso durante años y años, no sólo entre los frikis.
De aquellas lejanas cintas apocalípticas de los años cincuenta y sesenta, de monstruos creados por la radiación y terribles invasiones alienígenas (siempre por supuesto alegóricas de la mucho más cercana amenaza comunista), se pasó a temas alternativos llenos de imaginación, como la “Barbarella” de Jane Fonda (CF erótica de 1968), “Planeta Prohibido” (una adaptación tremendamente libre de “La tempestad” de Shakespeare), o “La Fuga de Logan”, con Michael York (una parábola sobre el abandono de la niñez). De “Star Wars” se pasó a “Encuentros en la Tercera Fase”, y del frío y despiadado “Alien” al entrañable “E.T.”, como si los alienígenas pudieran ser tan buenos o tan malos como nosotros mismos.
Ahora muchas cintas de ciencia–ficción moderna pueblan la cartelera (“Otra Tierra”, “Acero Puro”, “In Time” o la revolucionaria “EVA” (ver reseña en este mismo blog), que puede considerarse la primera gran película española de CF), pero realmente todo empezó con “Viaje a la Luna”, de Georges Méliès, que hizo nacer el género en 1902, como una inmensa compuerta que se abrió para liberar a un millón de pioneros y soñadores, enrabietados genios inspirados por la cara de la Luna con un cohete impactado en su ojo derecho (la imagen más famosa de la obra de Méliès). Tras ella vinieron las versiones de los clásicos (“Frankenstein”, “20.000 Leguas de Viaje Submarino” o la utópica “Things to Come”, basada en la novela de H. G. Wells), las obras experimentales de los años 20 y 30 (la anti–bolchevique “Aelita”, de 1924, o la perfecta representación de la lucha de clases en “Metrópolis”, de 1927), los seriales de imagen real o dibujos animados (“Flash Gordon”, “Buck Rogers”, o el propio “Superman” de los hermanos Fleischer), y las cintas de serie B que el público devoraba con una imaginación desbordante.
A la gente le gusta la ciencia–ficción, reconozcámoslo, le encanta sentarse en una butaca de cine y evadirse de sus problemas imaginando a un héroe musculoso que viaja a otros planetas y seduce a hermosas princesas alienígenas. Le apasiona debatir sobre la problemática de los robots enfrentados a sus creadores, a las paradojas del viaje por el tiempo, a la clase de sociedad futura que nos espera. Las preguntas que nos hacemos todos sobre si existe vida en otros planetas siempre han sido más fáciles de digerir en la pantalla grande (aunque eso implique generar otras preguntas, como si nuestra propia degeneración traerá consigo el desarrollo de otros seres más fuertes, como proponía la impactante “El Planeta de los Simios”, o si en realidad nos están esperando ahí fuera, aguardando a que hallemos sus señales distribuidas de forma muy concreta, como en “2001”). La historia de la humanidad ha ido siempre pareja a la de su cine más imaginativo, y ningún género ha sido tan esclavo de las modas y las épocas como la ciencia–ficción. Revolucionarios efectos especiales, crítica social, amenaza roja, infantilismo, fantasía heroica… todos han influido en el cine hasta retorcerlo, creando realidades a veces contrapuestas. Las oscuras “Dune”, “Alien”, “Depredador” y “Blade Runner”, frente al adorable “E. T.” y los amistosos seres de “Encuentros en la tercera fase”. Los terribles futuros de “Matrix” y “Gattaca”, las apocalípticas “Armageddon” y “Deep Impact”, las películas “para pensar” como “Minority Report”, “District 9” o “Inteligencia Artificial”, la hermosa “Avatar” (que no es más que “Bailando con lobos” con gigantes azules haciendo de comanches).
¿Y el futuro?
¿Podemos esperar un bonito porvenir para la ciencia–ficción o, como una entrañable paradoja temporal, se trata de un género del pasado? Pues sólo hay que mirar a la taquilla para darse cuenta. 2011 ha visto grandes filmes que han sacudido al mundo entero: “Tron: Legacy” (el retorno de uno de los filmes de culto de los ochenta, ahora convertido en una jugosa franquicia que ya se acompaña de cómics y merchandising diverso, y que ha anunciado una serie de animación para el año que viene), “Super 8” (un sentido homenaje de Steve Spielberg y J. J. Abrams al propio cine de los ochenta del primero, donde como sucede muchas veces lo importante no es el alienígena, sino las reacciones y los sentimientos de los pobres humanos que se encuentran con él, y la forma en que se reencuentran a sí mismos), “Acero Puro” (una reconciliación entre un padre y un hijo con el mundo del boxeo de fondo, pero no, no es “Campeón”, que los que luchan en el ring son androides teledirigidos), “Otra Tierra” (verdadera filosofía acerca de las decisiones que tomamos en la vida, con la excusa de un mundo paralelo), “In Time” (un horror con Justin Timberlake, que por suerte no canta en la película), y “EVA” (mi favorita sin duda, básicamente por el esfuerzo de crear CF de calidad en nuestro país y no desmerecer, con una historia no tan original como emotiva, no tan rompedora como bien hecha y bien interpretada, y que se queda por mucho tiempo en tu retina).
Para el 2012 nos esperan agradables sorpresas, que volverán a arrasar la taquilla sin compasión: “John Carter de Marte” (la apuesta de Disney por los relatos de Edgar Rice Burroughs, que ya promete convertirse en una franquicia muy rentable), “Star Trek 2” (o cómo contarnos otra vez la misma historia y que nos encante), e “Iron Sky”-ver trailer en Planetas Prohibidos- (mezclar nazis con historias del espacio, algo muy friki y muy pulp, y por desgracia demasiado actual).
La ciencia–ficción está viva, señores, y ha demostrado que ya no es algo sólo para frikis. Es un género inmortal del que algún día hablaremos a nuestros hijos. Y con orgullo.
Gabriel Romero de Ávila

Publicado por J. J. Arnau suscribirse a los artículos de J. Javier Arnau: Hay dos momentos claves que marcan su vida; la visión de La Guerra de las Galaxias, y la lectura de El Señor de los Anillos. Bueno, y Galáctica, y Doctor Who, y Asimov, Clarke, Orson Scott Card, Lovecrafft, Poe, Robert Howard, y Star Trek, Espacio 1999, El Planeta de los Simios (la serie),… el rock duro y el heavy metal. De vez en cuando, para desintoxicarse, se mete unas dosis de novela histórica (imaginando un escenario fantástico…). En fin, que ha tenido una vida muy marcada. Y así ha acabado, claro, ¿qué se podía esperar? (Blogs: Por Si Acaso: Previniendo Desastres, Delirios Varios, Currículum Literario)

edit post

Comentarios

0 comentarios en 'Ciencia-ficción en el cine: El Ave Fénix que siempre renace (Gabriel Romero de Ávila)'

Publicar un comentario

Le recomendamos que copie su texto antes de publicarlo, sobre todo si es largo, para evitar perdidas por algún fallo al publicar. Seleccione el texto y pulse «tecla control + c». O redáctelo en un editor externo, copielo de igual manera y a continuación, pulse «tecla control + v» en el cajetín del formulario de comentarios.

Si tuviera cualquier otro problema, utilice el enlace alternativo «[Dejar un comentario con el formulario clásico...]», que podrá encontrar más abajo.

Gracias por comentar.
Autores de Planetas Prohibidos

Formulario clásico de comentarios: