¡Compártelo! Compártelo

Opinión: El juego de Ender (Jorge Zarco Rodríguez)

Por JAVIER a las 19:54 el jueves, 14 de noviembre de 2013 0 comentarios
El juego de Ender (USA-2013) Dirección y guion: Gavin Hood, Efectos Visuales: Digital Domain, Música: Steve Jablowsky, Fotografía: Donald McAlpine, Montaje: Lee Smith, Zach Staenberg, Diseño de producción: Sean Haworth y Ben Procter, Vestuario: Christine Bieselin Clark, Producción: Gigi Pritzker, Orson Scott Card, Robert Chartoff. Intérpretes: Ender Wiggin (Asa Butterfield), Harrison Ford (Hyrum Graff), Gwen Anderson (Viola Davis), Mazer Rackhan (Ben Kingsley), Hailee Steinfeld (Petra), Valentine (Abigail Breslin)

En un futuro indeterminado, Ender Wiggin (Asa Butterfield) es el tercero en una sociedad que solo permite dos hijos (superpoblación obliga). Provisto de un insólito instinto estratégico, es reclutado como estratega de cara a la guerra con los insectores, una raza alienígena que casi destruyó la Tierra en una primera invasión. De apenas doce años de edad, Ender es llevado por el coronel Hyrum Graff (Harrison Ford) a la estación orbital de entrenamiento de cara a convertirle en estratega en la guerra contra los insectores. Protegido por la psicóloga Gwen Anderson (Viola Davis) y enamorado de su compañera Petra (Hailee Steinfeld), su destino parece ser el de nuevo comandante en jefe de la flota estelar. A pesar de la hostilidad que lo rodea y la ambigüedad de sus propias emociones, anhelando a su hermana Valentine (Abigail Breslin), sus decisiones pueden salvar a la especie humana, aunque en el camino acabe con su inocencia para siempre.


 Desde que El juego de Ender del mormón Orson Scott Card salió al mercado hace casi treinta años (1985) consagrándole como uno de los grandes de la ciencia ficción contemporánea, Hollywood se olió la tostada y ya ambicionó planes de adaptación. Si a eso le sumamos que había ganado el Hugo y el Nébula, la presa era irresistible. Pasaron los años y el germano Wolfgang Petersen se interesó en el asunto durante un tiempo, pero entre que Petersen (salvo en la magnífica El submarino -81-) siempre ha sido un realizador mediocre al servicio de lo peorcito de Hollywood, el proyecto quedó en hibernación, y creo que mejor así. Entonces, de un (poco de) tiempo a esta parte se barajó el nombre del sudafricano Gavin Hood, oscar en 2005 por Tsotsi, captado por Hollywood en la taquillera X-Men Orígenes: Lobezno y Expediente Anwar. Y si hay un dicho que dice que un director demasiado ambicioso puede cagarla, a veces un aplicado artesano puede conseguir milagros. Tras pasar Scott Card años de escribir borradores inútilmente y tirar la toalla, Gavin Hood tuvo que escribir unos seis para convencer a los mandamases de que era el realizador adecuado para el proyecto. Espero que aquí no se recurriese a la odiosa costumbre de los guionistas anónimos que son burdas marionetas y cuyo nombre jamás aparece en los créditos. Un presupuesto medio para un blockbuster, de 110 millones de dólares y participación en la producción de la propia Digital Domain (propiedad de James Cameron) para abaratar costes. 

La saga de novelas de Ender ha acabado con ser tan extensa como la de Dune y amenaza como le ha pasado a la creación de Frank Herbert, de ser prolongada hasta el infinito a la muerte de Scott Card. El juego de Ender posee una calidad superior a la media de los blockbusters de sci-fi que nos han llegado este año (los he visto casi todos) y sin embargo amenaza en quedar en un discreto segundo plano. La razón estaría en el pollo que ha montado el propio Orson Scott Card calificando a los homosexuales de: -“Grave error genético”, recordando el apoyo a la guerra de Vietnam que hizo Heinlein allá en los sesenta. Lo que ha dado como resultado el boicot de la película por parte de varias asociaciones Gays, y ha provocado sudor frío en Hollywood, temeroso de una bomba social que pudiera estallarle en las manos… y de paso en marginar a El juego de Ender de cara a favorecer a otros estrenos más cool de cara al público adolescente como la saga de Los juegos del hambre, que personalmente detesto. 
 Al final todo depende de un juego sucio en la taquilla. Otro cantar es su parecido con la saga Harry Potter y sus posibles plagios a la saga Ender apenas disimulados según la comunidad freak. 
La sospecha, evidente, de que en la edición blue ray tendremos extras y escenas eliminadas, lo de siempre en estos casos. Hollywood piensa en todo así que no padezcáis, entre el mercado internacional y las ventas, etc… Ender recuperará su inversión. 



Jorge Zarco Rodriguez

Publicado por J. J. Arnau suscribirse a los artículos de J. Javier Arnau: Hay dos momentos claves que marcan su vida; la visión de La Guerra de las Galaxias, y la lectura de El Señor de los Anillos. Bueno, y Galáctica, y Doctor Who, y Asimov, Clarke, Orson Scott Card, Lovecrafft, Poe, Robert Howard, y Star Trek, Espacio 1999, El Planeta de los Simios (la serie),… el rock duro y el heavy metal. De vez en cuando, para desintoxicarse, se mete unas dosis de novela histórica (imaginando un escenario fantástico…). En fin, que ha tenido una vida muy marcada. Y así ha acabado, claro, ¿qué se podía esperar? (Blogs: Por Si Acaso: Previniendo Desastres, Delirios Varios, Currículum Literario)

edit post

Comentarios

0 comentarios en 'Opinión: El juego de Ender (Jorge Zarco Rodríguez)'

Publicar un comentario

Le recomendamos que copie su texto antes de publicarlo, sobre todo si es largo, para evitar perdidas por algún fallo al publicar. Seleccione el texto y pulse «tecla control + c». O redáctelo en un editor externo, copielo de igual manera y a continuación, pulse «tecla control + v» en el cajetín del formulario de comentarios.

Si tuviera cualquier otro problema, utilice el enlace alternativo «[Dejar un comentario con el formulario clásico...]», que podrá encontrar más abajo.

Gracias por comentar.
Autores de Planetas Prohibidos

Formulario clásico de comentarios: