¡Compártelo! Compártelo

Opinión: POSESIÓN INFERNAL 2013, Jorge Zarco Rodríguez

Por JAVIER a las 11:16 el domingo, 12 de mayo de 2013 0 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,
Tamaño del texto: +A -A

POSESIÓN INFERNAL 2013 (USA-Nueva Zelanda) 

Dirección: Fede Alvarez, 
Productores: Sam Raimi, Rob Tapert, Bruce Campbell, 
Música: Roque Baños, Guion: Fede Alvarez, 
Rodo Sayagues, (Diablo Cody y Sam Raimi –no acreditados-), 
Fotografía: Aaron Morton, 
Intérpretes: Jane Levy, Shiloh Fernandez, Jessica Lucas, 
Lou Taylor Pucci, Elizabeth Blackmore.
La maldita nostalgia es siempre una experiencia sadomasoquista y nos recuerda el paso terrible del tiempo sobre aquello que nos gustó en una época y por otra parte (¡ay!) que los tiempos están cambiando como decía el bueno de Bob Dylan y ya nada volverá a ser lo que fue en una ocasión. Aunque todo se pretenda actualizar, los tiempos ya no son los mismos y todo es diferente para bien y para mal. El primer Posesión infernal (82) tardó casi dos años en rodarse (1979 y 1980) con ayuda de unos colegas universitarios de Raimi: Rob Tapert y el imprescindible Bruce Campbell (¡no quiero morirme sin conocer a este tío!); se lanzó en 1981 con vistas al futuro mercado del video de aquellos años (el querido VHS), y se consagró de cara a festivales como Sitges (desmayos incluidos) y piropazos como el que le soltó Stephen King en su día como la cinta más salvaje que había visto aquel año. Y lo mejor de todo es que solo había costado unos 350.000 dólares y Sam Raimi apenas contaba con veintidós años a cuestas en aquel tiempo. Montada con ayuda de un tal Joel Cohen (¿les suena de algo?) mezclaba zombis y posesiones demoniacas en un solo cuerpo, pero su fuerza estaba no tanto en su desarrollo como en su realización: el llamado “estilo Raimi” que hacía de la cámara una fuerza enloquecida que arrasaba todo a su paso (el demonio del bosque, conseguido a base de colocar una cámara de 16 m/m en el morro de una moto). Una secuela magistral, Evil dead 2 (87) llamada aquí jocosamente Terroríficamente muertos y una tercera entrega que ya perdía gas: El ejercito de las tinieblas (92) antes de que Raimi quedase reducido a un aplicado pero impersonal artesano con la sobrevalorada saga Spiderman (sí señores, me expongo a ser lapidado) mientras los fans de toda la vida pedíamos la vuelta de ASH-Bruce Campbell al bosque demoniaco y su cabaña. Se habló de una cuarta parte situada en un posible futuro postnuclear o un remake… y ahí muchos nos echamos a temblar. Hay un dicho que dice que no es buena idea intentar mejorar lo que ya de por sí es inmejorable, a no ser que intentes contar algo diferente. 


Un corto en youtube “Ataque de pánico” (2009) con millones de visitas a cuestas, fue la carta de presentación del publicista uruguayo Fede Alvarez. Llamó la atención de Raimi a modo de milagrosa lotería y el resto es historia. Un proyecto de invasores extraterrestres que nunca levantó el vuelo y un posible remake con guion de Diablo Cody (que no aparece en los créditos finales por cierto) a rodar en Nueva Zelanda. No olvidemos que el Peter Jackson de sus inicios gore (el de Mal gusto y Bad Taste) le debe mucho a Raimi. De un tiempo a esta parte, cuando pensamos en remakes, suele venirme a la memoria el francés Alexandre Aja (Las colinas tienen ojos 2006) como uno de los mejores a la hora de perpetrar un trabajo; rehacer lo ya hecho, que suele acabar en desastrosos resultados. Ahora tenemos a otro digno realizador a la hora dar una hábil relectura a lo que todos dábamos por conocido. 

Mia, (Jane Levy) una yonqui adicta al caballo, es llevada a una cabaña en medio del bosque para pasar el mono por su hermano David (Shiloh Fernandez) y sus antiguos compañeros de instituto Eric (Lou Taylor Pucci), Olivia (Jessica Lucas) y Natalie (Elizabeth Blackmore). La antigua cabaña familiar ha sido al parecer víctima de rituales demoniacos y acontecimientos aberrantes. El estado de Mia empeora, se encuentra un libro muy especial con un conjuro que invoca una presencia demoniaca… y se desata el infierno. Quien espere una cámara enloquecida con parkinson todo el tiempo, se llevará la primera sorpresa. Fede Alvarez rueda con una sorprendente sobriedad estética. Filmada a lo largo de unas setenta noches con un presupuesto de entre quince y diecisiete millones de dólares y distribuida por la Sony/Tristar, del sabor underground de la primera entrega se ha pasado a una sofisticación “hard” que no tiene reparos en abrazar lo salvaje y el gore explícito para no traicionar el espíritu radical del original a pesar de que ni de lejos va a poder estar a su altura a nivel de salvajismo. 
Son otros tiempos, por brutos que nos pretendamos poner, estamos ya muy lejos del arrojo y atrevimiento de los originales. Incluso Anticristo (2009) de Lars Von Trier que viene a ser un remake a la europea de Evil dead resulta más atrevida y perturbadora. Aquí Fede Alvarez evita el humor retorcido de la saga original -claro que la primera entrega original era más seria de lo que se dice. El esquema argumental es parecido; la cabaña, el grupo de amigos, la invocación, las posesiones, etc… hay cambios y giros sorpresa (debe haberlos), pero las poseídas ya no me dan el miedo de los endemoniados originales. Jane Levy está incluso sexy de poseída (magistral escena del beso con lengua seccionada) y Lou Taylor Pucci se revela más carismático en pantalla que el soso Shiloh Fernandez en las (dolorosas) escenas que ambos comparten. 

Un dato preocupante es que los aficionados USA de última generación la confundan antes con la discreta Cabin in the Woods (2009) de Drew Godard, un “puding” que bebe de múltiples títulos y olviden la Evil dead original como si nunca hubiese existido. Prueba del irritante fenómeno de la “memoria de pez” de los aficionados del que se alimenta el fenómeno de los remakes más nefastos y gratuitos. 
Y a pesar de que señor Fede Alvarez, usted ha aprobado con notable, lo que no está nada mal, la nostalgia no debe tentarnos, estos son otros tiempos.

Jorge Zarco Rodríguez


Publicado por J. J. Arnau suscribirse a los artículos de J. Javier Arnau: Hay dos momentos claves que marcan su vida; la visión de La Guerra de las Galaxias, y la lectura de El Señor de los Anillos. Bueno, y Galáctica, y Doctor Who, y Asimov, Clarke, Orson Scott Card, Lovecrafft, Poe, Robert Howard, y Star Trek, Espacio 1999, El Planeta de los Simios (la serie),… el rock duro y el heavy metal. De vez en cuando, para desintoxicarse, se mete unas dosis de novela histórica (imaginando un escenario fantástico…). En fin, que ha tenido una vida muy marcada. Y así ha acabado, claro, ¿qué se podía esperar? (Blogs: Por Si Acaso: Previniendo Desastres, Delirios Varios, Currículum Literario)

edit post

Comentarios

0 comentarios en 'Opinión: POSESIÓN INFERNAL 2013, Jorge Zarco Rodríguez'

Publicar un comentario en la entrada

Le recomendamos que copie su texto antes de publicarlo, sobre todo si es largo, para evitar perdidas por algún fallo al publicar. Seleccione el texto y pulse «tecla control + c». O redáctelo en un editor externo, copielo de igual manera y a continuación, pulse «tecla control + v» en el cajetín del formulario de comentarios.

Si tuviera cualquier otro problema, utilice el enlace alternativo «[Dejar un comentario con el formulario clásico...]», que podrá encontrar más abajo.

Gracias por comentar.
Autores de Planetas Prohibidos

Formulario clásico de comentarios: