¡Compártelo! Compártelo

Yo, zombi (Óscar Urra)

Por JAVIER a las 12:18 el lunes, 5 de enero de 2015 2 comentarios
Autor: Óscar Urra
Editorial Salto de Página
Colección Púrpura 63
184 Páginas
Rústica
Primera Edición Noviembre 2014
ISBN 9788416148141
OPINIÓN:

Tengo que calificar este libro, en mi opinión, como fallido, y desde varios puntos de vista, además, que desarrollaré a continuación.

La novela trata sobre un “impuro” adolescente, y está dividida en dos mitades, cada capítulo cuenta una de ellas; una trata de su vida hasta que es infectado, y su deambular, y la otra su vida en El Cuartel, lugar donde se reúnen los que son como él, para vivir alejados de los seres humanos. El primer “pero” lo encontramos en esa faceta de impuros; a saber, cuando son infectados pasa un largo tiempo (indeterminado) hasta que se convierten en zombies puros (los de toda la vida, vamos), mientras tanto, aumentan de fuerza, de resistencia y agilidad, se curan rápidamente, y lo único diferente es un olor que desprenden que hacen que los de su alrededor se enfurezcan (pero se “soluciona” estando rodeado de mucha gente, o pasando rápido entre ella).
Unos infectados muy raros, la verdad. 

Otro “pero” es que mantienen sus capacidades casi hasta el final, hasta que saben que van convertirse ya en “puros”; es decir, hablan, comen y beben (poco), hacen el amor, etc… Pero bueno, podría tratarse de  un nuevo tipo de zombies, podríamos darle a la novela el beneficio de la duda. Sin embargo, los mayores “peros” vienen de sus incoherencias internas, así como del estilo en el que está redactada, tanto como novela en sí misma, como por ser los escritos de un joven zombie. Me refiero a que el mismo protagonista, en el momento de ser infectado, es un joven mal estudiante de la ESO, y él mismo se extraña de haber aprobado algunos cursos; pues bien, el estilo en el que posteriormente narra su historia, las frases que usa, las descripciones, las aclaraciones ortográficas y sintácticas, etc, no se relacionan con el personaje que se nos ha presentado (y menos, si además, estamos pensando en un zombi).

Además, aunque estuviese escrito (narrado) por un personaje, digamos, normal, el estilo utilizado muchas veces llega a cansarnos; es debido al uso de largas (larguísimas) frases, con multitud de paréntesis y guiones (aclaraciones tras aclaraciones y, a veces, de la misma aclaración…).


Todo esto puede ocultar el que tal vez sea el verdadero quid de la obra; el de la soledad del ser (humano o zombie), la necesidad de pertenecer a un grupo social, y la dificultad de convivencia de dichos grupos, en los que siempre aparecerán tensiones, frustraciones, etc. Pero la lectura de la obra se torna, por todo lo dicho en los párrafos anteriores, tan dificultosa, que puede hacer que perdamos de vista el conjunto.      

ARGUMENTO EDITORIAL:


«Me llamo Alejandro Sen, y soy un zombi de Villaverde Bajo. O lo que la gente, sin saber bien lo que es, llama un zombi. Hasta que nos toca bregar con la realidad más o menos cruda, sabemos del mundo lo que nos dicen las películas y el telediario: casi todo el mundo puede vivir sin salir de una pantalla. Pero a mí me ha tocado esto, ser un zombi; y no como en las películas o en los videojuegos: a mí me ha tocado de verdad

Narrada en esta directa primera persona, “Yo, zombi” del madrileño Oscar Urra, ofrece la insólita perspectiva del no-muerto como punto de partida para contarnos sus peripecias, pero también sus anhelos y temores, incluso sus preocupaciones más mundanas, en un contexto actual y cercano, imprimiendo una nueva y original vuelta de tuerca a un género extraordinariamente popular. En su caída, degradación y voluntad de supervivencia late también la metáfora de una sociedad que produce sus propios horrores para luego apartarlos o ignorarlos.

Publicado por J. J. Arnau suscribirse a los artículos de J. Javier Arnau: Hay dos momentos claves que marcan su vida; la visión de La Guerra de las Galaxias, y la lectura de El Señor de los Anillos. Bueno, y Galáctica, y Doctor Who, y Asimov, Clarke, Orson Scott Card, Lovecrafft, Poe, Robert Howard, y Star Trek, Espacio 1999, El Planeta de los Simios (la serie),… el rock duro y el heavy metal. De vez en cuando, para desintoxicarse, se mete unas dosis de novela histórica (imaginando un escenario fantástico…). En fin, que ha tenido una vida muy marcada. Y así ha acabado, claro, ¿qué se podía esperar? (Blogs: Por Si Acaso: Previniendo Desastres, Delirios Varios, Currículum Literario)

edit post

Comentarios

2 comentarios en 'Yo, zombi (Óscar Urra)'

  1. Enrique Bienzobas
    http://planetasprohibidos.blogspot.com/2015/01/yo-zombi-oscar-urra.html?showComment=1425711147021#c2354297389527862227'> 7 de marzo de 2015, 7:52  

    Con La vida de Lazarillo de Tormes surge en España un nuevo género de novela, el picaresco. Un joven perteneciente a una clase social proletaria, cuando no lumpen, narra sus fortunas y adversidades en primera persona, si bien se trata de una falsa autobiografía. Su objetivo es airear el mal funcionamiento de las instituciones, o la sociedad entera. Para ello parte de un posicionamiento moralizante no dudando en declarar públicamente que él, el pícaro, está precisamente muy lejos de ser un ejemplo. El estilo es irónico y corrosivo. Este tipo de narraciones está enormemente arraigado en nuestra tradición literaria, pues, además de Mateo Alemán, Quevedo, Cervantes..., el género llega a nuestros días de la mano, primero de Baroja, Sivestre Paradox, La lucha por la vida..., aunque no fuera esta la intención de su autor, más tarde de Cela, La familia de Pascual Duarte (el pícaro no es tal, sino un asesino del mundo rural)... Y, posteriormente, no se si me arriesgo mucho en calificar dentro del género la obra de Sánchez Ferlosio, Industrias y andanzas de Alfanhuí, o Las afueras, de Luis Goytisolo... Por supuesto que cada uno de ellos emplea las características del género para transgredirlas, lo que convierte a sus autores en ciertamente creadores.
    Pues bien, creo que Óscar Urra elabora en Yo, zombi una genial obra picaresca yendo más allá del propio género, eso sí, al igual que los clásicos, emplea un lenguaje sabio que hace las delicias del lector y, si el personaje, Alex Sen, es un miembro del lumpemproletariado, un individuo sin ganas de estudiar, o, mejor, estudiando a través de los reflejos ensoñadores del pelo de Yolanda, no deja en ningún momento de su vida, la de antes de entrar en esa condición de impuro, y la posterior, de leer y, sobre todo, de releer la Narración de Arthur Gordon Pym. No es, pues, ningún mindungui en materia de lectura.
    Urra es capaz de crear unas situaciones tan extraordinarias (nótese si no la genialidad de la mandíbula de Molina), divertidas (la escena provocada en El Cuartel por una impura que está pasando a pura, un “afterhour” “horroroso”) y tragicómicas (la huída de la madre, el final del padre...). Si además observamos a la comunidad zombi como metáfora de la sociedad (es terrible pensar que somos zombis que nos dejamos llevar por instituciones que están al servicio de Becerras, Molinas o humanos abogados, como El Cuartel), la narración a dos tiempos (que confluyen al final), las continuas digresiones, la implicación del lector en la historia... Todo ello hacen de esta corta obra algo digno de entrar en la historia de la literatura por la puerta grande.
    Enrique Bienzobas

    Responder al final (con cita al autor)
  2. Responder a continuación
  3. Enrique Bienzobas
    http://planetasprohibidos.blogspot.com/2015/01/yo-zombi-oscar-urra.html?showComment=1425756614746#c4116844767828891264'> 7 de marzo de 2015, 20:30  

    Pueden leer otro comentario aquí:
    http://www.liberty-bienzobas.es/sin-etiquetas/urra-óscar/yo-zombi/

    Responder al final (con cita al autor)
  4. Responder a continuación

Publicar un comentario

Le recomendamos que copie su texto antes de publicarlo, sobre todo si es largo, para evitar perdidas por algún fallo al publicar. Seleccione el texto y pulse «tecla control + c». O redáctelo en un editor externo, copielo de igual manera y a continuación, pulse «tecla control + v» en el cajetín del formulario de comentarios.

Si tuviera cualquier otro problema, utilice el enlace alternativo «[Dejar un comentario con el formulario clásico...]», que podrá encontrar más abajo.

Gracias por comentar.
Autores de Planetas Prohibidos

Formulario clásico de comentarios: