Archivo de noviembre 2016



Especular sobre cuales son los límites de nuestra especie e imaginar que pueden superarse es una de las áreas exploradas en la ciencia-ficción y otros géneros relacionados. También en el ámbito científico se discute sobre esta posibilidad, especulando sobre inteligencias artificiales cuyo potencial supere al humano, situación que es denominada como la «singularidad tecnológica». Pero también existen postulados en los que mejoras tecnológicas o genéticas aplicadas a nuestros cuerpos lograrían un aumento tal en nuestras capacidades que conllevaría una modificación de nuestra propia condición como especie, desembocando en el llamado «transhumanismo».
Publicado por Lino Moinelo el domingo, 27 de noviembre de 2016 0 comentarios [Más...]

SINOPSIS EDITORIAL:

Dentro de unos años, la principal fuente de energía procederá de las fracturas hidráulicas. Aparentemente todo es seguro y está bajo control, hasta que una lluvia de meteoritos abre las fauces del subsuelo para liberar un extraño gas de su interior.
Y la caída del mundo se acelerará, hundiendo las esperanzas humanas y contaminando la superficie.
Millones de "gaseados" deambularán por una Tierra muerta, y los supervivientes se verán obligados a escapar de las peligrosas nieblas que reptan por el suelo.
 Nos encontramos ante la primera novela sobre el fracking en nuestro país, una distopía greenpunk que reflexiona sobre las consecuencias futuras de nuestras acciones presentes.
TítuloFractura
AutorDioni Arroyo
Número de páginas170
Alto230
Ancho150
ISBN9788494523687
Ilustrador de portadaEdu Quiza
Apache lilbros

RESEÑA:

 El tema de las etiquetas… bueno, parece ser que se ha puesto muy de moda etiquetar toda la literatura de ficción, como si por una parte hubiera una especie de ansia por diferenciar cada parte de la misma, y por otro asociarlo con el -punk (Steampunk, greenpunk, cyberpunk, etc). En este caso, en la portada se anuncia específicamente “una novela greenpunk”; sin embargo, tanto por temática, como por desarrollo, la englobaríamos directamente en post-apocalítica/distópica. En la sinopsis de contraportada sí que se comenta que es una distopía greenpunk, pero creo que la base greenpunk está muy “diluída” en contraposición a la “post-apocalíptica”. Sí, la base ecológica está, no podría ser de otra manera en una novela que se autodenomina greenpunk, la preocupación por la naturaleza, por el planeta en su conjunto, existe; pero siendo esa la base de la novela, enseguida nos llevará por otros derroteros donde eso no será más que el soporte para la verdadera narración, que en realidad podemos decir que es una mirada “qué sucederá” desde los ojos de un niño de diez años, su experiencia y recorrido tras las consecuencias del desastre. Por eso la denominamos, en nuestra humilde opinión, como post-apocalíptica en primer lugar, y como distópica tras los primeros momentos.

Efectivamente, la novela, narrada en primera persona, nos cuenta la experiencia vital de Nabil, un niño de diez años, ya alienado por las circunstancias de su raza y de familia, preocupado por las consecuencias de las nuevas técnicas de obtención de energía. Efectivamente, los peores presagios se cumplen, y llegamos al escenario post-apocalíptico. En realidad, todo sucede un poco demasiado rápidamente, las casualidades, las probabilidades que incluso se mencionan en la novela, aparecen de manera demasiado brusca; parece ser que es solo un motivo, una “excusa” para pasar al siguiente nivel de la novela. Esto que por un lado nos parece precipitado, por otro le añade agilidad a la novela, exponiéndonos la causa del desastre, y pasando a continuación, sin más explicaciones, al desarrollo posterior; sinceramente, desde nuestro punto de vista, hubiéramos deseado algo más de explicación, de tratamiento… de desarrollo, en definitiva. Bueno, llegamos así al doble escenario post-apocalíptico/distópico, cuando, cosas de la vida, consigue llegar al refugio Nuevos Mundos 17, creado por y para los ricos. 
Allí seguimos con el desarrollo tras la crisis de Nabil/Simón, su nueva vida, en un entorno cerrado, rígidamente controlado, nos e sabe muy bien porque quien, en el que sacrifican su libertad a cambio de la seguridad frente a las amenazas del exterior; la terrible niebla surgida de las profundices del planeta, y a los a afectados por la misma. Aquí es cuando realmente la novela despega, cuando nos narra la vida, experiencia y desarrollo del joven. Sus primeros meses tras entrar en la cúpula, sus amistades, su desarrollo personal, etc. 

Tras sus primeras salidas al exterior, encontrará cosas y situaciones inesperadas, algunas sorpresivamente buenas, y otras que le exponen a graves peligros, muchas veces debido a su inexperiencia (tanto porque cuando sucedió todo era un niño de apenas diez años, como por que los últimos años los ha pasado en el refugio, desconectado, como todos, de lo que sucede en el exterior). Esta experiencia vital es la que mueve realmente la novela. Avanza ágilmente, de manera fluída, entretenida, con una cuantas escenas de acción bien llevadas (desde el punto de vista, recordemos, del joven protagonista/cronista de los hechos), con unas pocas pinceladas de lo que han denominado greenpunk, pero que en realidad no es más que el contrapunto a todo lo oscuro que envuelve a la novela.
Y, como colofón, el “brutal” final… y ahí lo dejo porque no puedo contar más, pero es de auténtico impacto, acorde con el tono tenebroso, oscuro, desolado, de la novela… por lo que, una vez más, comentamos que no nos parece greenpunk, sino de catástrofe y distopía.

Pero en resumen, una novela ágil, entretenida, que nos presenta una sociedad, un planeta en realidad, destruído  por el ansia de dinero, y en el que la vida de un niño, su desarrollo, nos llevará por las varias fases del “después” (post-apocalipsis), hasta encontrar el refugio en una sociedad pequeña, hermética, claustrofóbica, en la que la seguridad prima por encima de la libertad (distopía), hasta un duro final (catástrofe).

         
Publicado por JAVIER el 0 comentarios [Más...]