Archivo de enero 2011


...Que ese argumento me sonaba

Visto en: Cuanta Razón

Publicado por Gyzzma el viernes, 28 de enero de 2011 14 comentarios [Más...]
Los participantes de este humilde portal nos congratulamos en presentarles por fin la próxima revista en-línea del mismo nombre. En ella participan un nutrido y entusiasta grupo de aficionados a la ciencia-ficción, fantasía y terror, entre los que se cuentan los aquí presentes, sin descartar que otros aficionados nos acompañen.
Periódicamente, la revista será anunciada en este sitio en forma de entradas del blog en donde podrá conocerse un resumen de sus contenidos, y el enlace para su descarga. Todo ello a través del enlace «revista» que pueden encontrar en el menú justo arriba de esta entrada.

¡Permanezcan atentos!

¡Les esperamos!

Publicado por Portal Planetas Prohibidos el 8 comentarios [Más...]
Nuestras miserias, allá donde vayamos.
 
Ray Bradbury pertenece, tal y como es ampliamente considerado, a la vertiente más poética de la Ciencia-Ficción literaria. Algo por lo que fue y sigue siendo absurdamente criticado por algunos sectores, tan sólo por el hecho de buscar la belleza en su prosa y utilizar la ciencia apenas como vehículo de su ficción. Contrariamente a los estilos de otros autores del género, al autor no le interesa si en Marte el cielo no es azul o si el aire no es respirable, si la telepatía puede o no puede ser posible, o si el Sol sale del Este para ponerse en el Oeste. “Yo no proporciono verbiarios a los matemáticos y a los físicos”, se defiende el escritor. Nunca necesitó dar importancia o verosimilitud a los elementos científicos de sus relatos, porque lo que más importa en ellos es el mensaje y la reflexión, casi siempre con las elevadas cotas de misantropía que caracterizan al autor.

Publicado por Guillermo (Atreus) el domingo, 23 de enero de 2011 5 comentarios [Más...]
Viajemos, para los todavía despistados, al simbólico y melancólico mundo futuro de los súper-robots.
Photobucket

Gestada durante años por el tandem Stanley Kubrick/Steven Spielberg y ambientada en un futuro no demasiado lejano en que la Humanidad da sus últimos estertores consumida por su propia deshumanización, Inteligencia Artificial (A.I. Artificial Intelligence) narra el angustioso periplo de David, un niño robot “más humano que los humanos” y capaz de amar más que ellos, movido por el amor hacia su madre en su intención de querer ser un niño de verdad.
Publicado por Guillermo (Atreus) el domingo, 16 de enero de 2011 9 comentarios [Más...]
ADN
La vida es un concepto que La Ciencia no ha logrado determinar con la exactitud que habitualmente se espera de ella. Como en tantas otras ocasiones, esta indefinición es aprovechada por los autores de Ciencia-Ficción para dar rienda suelta a su talento creativo o tal vez, liberar sus inquietudes o temores por conocer respuestas a las clásicas preguntas que atormentan a la especie Humana desde sus orígenes, el Complejo de Prometeo por el cual ansiamos parecernos a nuestro creador, sea divino o natural.
¿Hasta que punto es capaz el ser humano de crear seres como el, en qué aspectos y con qué condiciones?

Seguramente, estas y otras preguntas similares han pasado por la cabeza de muchos autores de la antigüedad desde tiempos inmemoriales, puede que desde que el Hombre es consciente de su existencia, y necesita conocer cuál es el papel que El Creador, quien quiera que sea y allá donde quiera que este, ha dispuesto para el durante el limitado tiempo que permanecerá en este mundo. La soledad que en la búsqueda a estas respuestas ha experimentado nuestra peculiar especie, hace que cobre especial valor el imaginar la existencia a nuestro lado de un compañero con el que compartir nuestras dudas existenciales, para que tal vez en el intento por comprenderle, logremos hacerlo con nosotros mismos.

«El Grito» de Munch. Representación particular de la angustia del ser humano ante los misterios de su existencia Por otro lado, la desdicha por la que en ocasiones pasa la humanidad al tener que sufrir una y otra vez sus propios defectos, que provocan la muerte y destrucción de sus congéneres allá donde se aposentan, hace elucubrar a los autores de todos los tiempos a los seres humanos cometiendo el pecado de soberbia o hubris, como le llamaron en la Grecia Clásica, desafiando a su Dios e imitándole con la creación de seres para tenerlos a su servicio, sometiéndoles a su misma o peor suerte.
Publicado por Lino Moinelo el viernes, 7 de enero de 2011 4 comentarios [Más...]